El Dr. Fauci aprobó experimento con fetos abortados en ratas vivas

El Dr. Fauci gastó 400 mil dólares para realizar experimentos secretos para trasplantar cuero cabelludo de fetos abortados a ratas vivas.


El Dr. Anthony Fauci, la persona encargada de salvar a los EE.UU. del COVID-19, ha llevado a este país a una dictadura sanitaria. Al igual que en otros países alrededor del mundo, las medidas tomadas por Fauci, no son solo inconstitucionales, sino que, además, no tienen ninguna base científica ni lógica.


El Zar del Virus, cómo algunos lo llaman, no es un amateur. Fauci lleva más de cuarenta años creando controversia y difundiendo desinformación. Quizá una de las controversias más recientes ha sido su involucramiento en unos experimentos con fetos abortados de bebés, tal cómo nos cuenta Greatgamesindia en el siguiente artículo.


7 de mayo de 2021

Greatgameindia.com


La agencia del Dr. Anthony Fauci, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, ha estado realizando una serie de experimentos secretos en los cuales injertaron el cuero cabelludo de fetos abortados en ratones y ratas vivas. Se gastaron casi 400.000 dólares en estos experimentos. Estos estudios estaban destinados a investigar la tendencia de la piel humana a desarrollar infecciones.


La investigación fue publicada en la revista Nature el otoño pasado. Los experimentos realizados por una docena de científicos de la Universidad de Pittsburgh se hicieron con “modelos” de ratas y ratones utilizando, en parte, “piel fetal de espesor total” para "proporcionar una plataforma para estudiar las infecciones de la piel humana".


El informe señala que los "tejidos de piel humana" utilizados en los experimentos de injerto de piel se obtuvieron “del cuero cabelludo y el dorso” de “donantes”; es decir, de fetos abortados.


Experimento con fetos abortados en ratones
Desarrollo del crecimiento de la piel y cabello


“La piel fetal humana de espesor total se procesó mediante la eliminación del exceso de tejido graso adherido a la capa subcutánea de la piel y luego se injertó sobre la caja torácica, donde se extirpó previamente la piel del ratón”, afirma el estudio.


Según el estudio, parte de la piel fetal injertada maduró hasta convertirse en “piel humana parecida a la de un adulto”. Algunos de los injertos incluso desarrollaron "apéndices de piel humana”, incluido “cabello humano evidente a las 12 semanas posteriores al trasplante”.


En las fotografías tomadas durante el estudio se pueden ver parches de piel humana injertados en cuerpos de los roedores y es evidente que hay cabello humano.


Los registros federales muestran que el NIAID apoyó el proyecto con un financiamiento de unos 430,000 dólares durante los años 2018 y 2019.


Esta semana se hizo referencia a dicha investigación durante una audiencia de la legislatura del estado de Pensilvania sobre experimentación fetal. La investigación se publicó el año pasado sin publicidad y, por lo tanto, recibió relativamente poca atención fuera de los círculos pro-vida.


En esa audiencia el periodista y activista pro-vida, David Daleiden, criticó a los científicos, a quienes describió como personas “arrancando el cuero cabelludo de bebés abortados de 5 meses e injertándolo en la espalda de ratas de laboratorio”.


David Daleiden se hizo famoso por su serie de videos encubiertos de ejecutivos de Planned Parenthood discutiendo intercambios de partes de cuerpo fetales abortados.


Anteriormente, Judicial Watch, un grupo de responsabilidad legal, compartió un informe de 600 páginas detallando cómo el gobierno de los Estados Unidos ha estado comprando y traficando partes de cuerpos de bebés abortados “frescos”.


Según el informe, la FDA compró estas partes del cuerpo para realizar experimentos biológicos, tales como pruebas para fármacos y para “humanizar” ratones.


El Dr. Fauci es el “padrino” de la investigación de ganancia de función (gain-of-function) que se estaba llevando a cabo en el laboratorio de Wuhan, que luego fue nombrado como el sitio del brote de coronavirus.


Como informó GreatGameIndia anteriormente, los dólares de los impuestos estadounidenses se utilizaron para financiar una controvertida investigación en China en el Instituto de Virología de Wuhan sobre la ganancia de función, que es la capacidad de un virus para pasar de los animales a los humanos.


Este salto entre especies no fue natural y fue logrado por el equipo liderado por la Batwoman de China, Shi Zhengli. Puede leer más sobre esto en detalle en COVID-19 Files — Scientific Investigation On Mysterious Origin of Coronavirus.


Su investigación fue financiada por un programa internacional de diez años y $200 millones llamado PREDICT.


Este proyecto respaldado por el Dr. Anthony Fauci desvió fondos estadounidenses para diseñar un coronavirus en el laboratorio de Wuhan a través de una empresa que ahora está bajo investigación federal.


Esa empresa es EcoHealth Alliance [una ONG], dirigida por Peter Daszak.


Lo interesante es que Peter Daszak es la misma persona que orquestó la publicación de un artículo “científico” en Lancet afirmando que el virus saltó de una especie a otra de forma natural.


Peter Daszak es también la misma persona enviada por la OMS a China para investigar las afirmaciones sobre si el virus evolucionó de forma natural o fue diseñado a través del coronavirus.


Muchos científicos han criticado la investigación de la ganancia de función, la cual implica manipular los virus en el laboratorio para explorar el potencial de infección en humanos, porque crea el riesgo de iniciar una pandemia por liberación accidental.


El virólogo holandés Ron Fouchier, una figura controvertida en el campo de la virología, también llevó a cabo una investigación controvertida similar.

Ron Fouchier creó la cepa del virus más mortífera del mundo y su investigación provocó una controversia mundial queriendo detener y retirar los fondos de los experimentos.


Dado que estos proyectos se cerraron en Occidente debido a fuertes críticas, se exportaron a otros países como China e India.


China está llevando a cabo experimentos híbridos humanos-animales secretos al estilo de Frankenstein creando supervirus, híbridos humano-mono, trasplantes de cabeza humana en monos y cerdos, bebés editados genéticamente, súper soldados, etc.


Los expertos han expresado legalmente su preocupación de que tales experimentos no solo podrían conducir a una pandemia mundial, sino que también podrían conducir al bioterrorismo.


A principios de febrero del año pasado, el gobierno indio inició una investigación sobre otra investigación [científica] secreta que se estaba llevando a cabo sobre cazadores de murciélagos en el estado indio de Nagaland, en el este de la India, financiada por el Departamento de Defensa de EE. UU. en colaboración con el Instituto de Virología de Wuhan y la Fundación Bill y Melinda Gates.

Recientemente, incluso el parlamento canadiense estalló en un acalorado debate sobre el encubrimiento de los espías chinos que roban el coronavirus del laboratorio BSL-4, con sede en Winnipeg, para llevarlo al Instituto de Virología de Wuhan en China.


La historia del espionaje chino fue reportada por primera vez por GreatGameIndia en enero de 2020, por lo que estamos siendo atacados activamente por el brazo de propaganda de guerra de la OTAN: el Atlantic Council.


Lea la investigación sobre los experimentos secretos del Dr. Fauci para trasplantar cuero cabelludo de bebés abortados en ratas vivas aquí