El robo armado de las PCR



por N. Jaruchik


"Invertir en salud es una inversión, no un gasto"


Estas son las palabras de Salvador Illa después de aprobarse los presupuestos de 2021.


Pero el presupuesto de este año es muy ambicioso. En concreto, se va a “invertir” en Sanidad 7.330 millones de euros. Es decir, 7.330.000.000 euros. No es de extrañar que illa declarara que “son unos presupuestos de país que movilizan el volumen de inversión pública más ambicioso de nuestra historia democrática".


Y tiene toda la razón. En el año 2019 el presupuesto de Salud fue de 4.292 millones de euros. Lo que quiere decir que han incrementado el presupuesto 3 mil millones de euros con respecto al del año 2019. El presupuesto del año 2020 fue de 3.879 millones (?) de euros.


Por supuesto, los fondos para financiar estos gastos provienen de la Unión Europea. Es decir, de algún banco. En otras palabras, de algún hiper-millonario dispuesto a perdonarnos nuestra deuda gracias al Gran Reseteo.


“El rico se enseñorea de los pobres, y el qué toma prestado es siervo del qué presta” [1]

Según las estadisticas, España ha realizado en total 21 millones de tests de PCR y más de 5 millones de análisis de antígenos. Cómo ya sabemos, tanto los PCR cómo antígenos no son nada baratos. Los tests de PCR oscilan entre 50 y 70 euros y los antígenos rondan los 50 euros.


Sí hacemos los cálculos, España ya ha se ha gastado 1.782 millones de euros. ¡Esto es casi la mitad del presupuesto del año 2020!


Así qué, señor Illa, ¿podría decirnos como cree que gastarse tanto dinero en tests que no han solucionado nada (ni curado a nadie) es una inversión?



Demandamos una explicación.




1. Proverbios 22:7