Pastor polaco vuelve a echar fuera a la «gestapo»



CONTINÚA EL ACOSO AL VALIENTE PASTOR POLACO CANADIENSE QUE EXPULSÓ A LA POLICÍA DE SU IGLESIA


por N. Jaruchik


Artur Pawlowski, un pastor polaco que reside en Canada, fue acosado varias semanas atrás por no cumplir las normas Covid-19. Unas seis personas, incluido tres policías, se presentaron en su iglesia sin previo aviso para realizar una inspección.


Artur, enojado al ver la ilegalidad de esta acción, los echó fuera a gritos: «¡Fuera de esta propiedad, inmediatamente! … No volváis sin una orden judicial… La gestapo no es bienvenida aquí.»


En una entrevista a la Fox, Pawlowski explicó porque estaba tan enojado y el porqué de sus acciones. Artur, creció en la polonia comunista dónde recuerda este tipo de acciones perpetradas por las autoridades. «Los policías podían entrar en tu casa a las 5 de la mañana, podían pegarte, torturarte... podían arrestarte con cualquier excusa...», comentó Artur.

Pastor polaco Artur Pawlowski
Artur Pawlowski

Aunque Artur lleva años advirtiendo sobre el avance agigantado del comunismo, la presencia de la policía en su propia iglesia le hizo recordar de que su temor se estaba haciendo realidad.


Pero, lamentablemente, el pasado sábado Pawlowski tuiteó que los oficiales habían regresado y subió un video de la confrontación en YouTube, que tituló «¡La Gestapo volvió a atacar a la iglesia!».


Los oficiales estaban allí entregando una orden judicial que supuestamente les permitía registrar su iglesia. Por supuesto, esto lo hicieron el domingo durante el culto, cuando en realidad podrían haberlo hecho cualquier otro día de la semana.


Esta vez Pawlowski tampoco se echó para atrás: «No coopero con la Gestapo! No hablo con los nazis! Vinisteis con vuestros uniformes como matones, eso es lo que sois. Camisas marrones de Adolf Hitler. Sois nazis de la Gestapo. Comunistas! Fascistas! No coopero con los nazis. Hablad con mi abogado. No se os permite entrar aquí », dijo Pawlowski a los oficiales.


Aunque para algunos, los modales de Pawlowski pueden resultar algo extremas, lo cierto es que, día a día, estamos viendo nuestros derechos desaparecer. Quizá los cristianos (y en especial los líderes) deberíamos preguntarnos sí el silencio y la cooperación es la mejor solución ante el avance comunista globalista.