Las decapitaciones de Mahoma.

21 Feb 2018

 

Todos lo hemos escuchado alguna vez: el Islam es una religión de paz. Cada vez que hay un atentado terrorista los medios de comunicación, políticos y musulmanes nos intentan convencer de que el Islam no es pacifico, que solo son unos pocos extremistas que llevan a cabo tales atrocidades. ¿Y cuando el Estado Islámico decapita a cristianos (y otros herejes)? “El Islam no predica eso, en absoluto”, nos dicen. Bien, a continuación veremos algunos hadices que nos enseñaran, no solo que el Islam no es una religión de paz, sino que además, su profeta, Mahoma, mató y decapitó a gran cantidad de personas.

 

En el año 622 d.C., después de fracasar en convertir a los paganos de la Meca, Mahoma se dirige hacia Medina. Ahí el profeta crea una alianza con varias tribus judías, a las cuales intenta convencer de su llamado. Sin embargo, la estrategia no sale bien y al cabo de varios años Mahoma consigue hacerse con la ciudad.  Banu Qurayza sería uno de los clanes judíos que sufriría las consecuencias de su alianza con Mahoma.

 

Entonces [la tribu Banu Qurayza] se rindió, y el apóstol [Muhammad] los confinó en Medina en el cuarto de d. al-Hariz, una mujer de B. al-Najjar. Entonces el apóstol salió al mercado de Medina (su mercado actual) y cavó trincheras en él. Luego envió a buscarlos y les cortó la cabeza en esas trincheras, puesto que los trajeron en tandas. Entre ellos estaba el enemigo de Alá, Huyayy b. Akhtab y Ka’b b. Asad, su jefe. Hubo en total unos 600 o 700, aunque algunos pusieron la cifra hasta 800 o 900. Mientras los sacaban en grupos al apóstol, le preguntaron a Ka’b qué pensaba que se haría con ellos. Él respondió: "¿Nunca lo entenderás? ¿No ves que el invocador nunca se detiene y los que se llevan no regresan? ¡Por Alá, es la muerte! Esto continuó hasta que el apóstol acabó con todos ellos. (Al-Tabari, Vol. 8, p. 35)1

 

Más adelante volvemos a ver más cabezas rodando por el suelo, aunque esta vez Mahoma es “solo” un espectador.

 

Entonces el Mensajero de Alá envió a Sa'd bin Zayd con algunos de los cautivos Qurayza a Najd, y a cambio de ellos compró caballos y armas. El Mensajero de Dios ordenó que se cavaran surcos en el suelo para los Qurayza . Luego se sentó. Alí y Zubayr comenzaron a cortarles la cabeza en su presencia. (Al-Tabari, Vol. 8, pp. 39-40)

 

También, relacionado con la misma historia volvemos a ver otra decapitación.

 

Narró Aisha: Ninguna mujer de Banu Qurayza fue asesinada excepto una. Estaba conmigo, hablando y riéndose en su espalda y su vientre [extremadamente], mientras que el Apóstol de Alá (la paz sea con él) estaba matando a su gente con las espadas. De repente, un hombre la llamó: ¿Dónde está fulana? Ella dijo: Yo pregunté: ¿Qué te pasa? Ella dijo: Hice un nuevo acto. Ella dijo: El hombre la tomó y la decapitó. Ella dijo: No olvidaré que se estaba riendo extremadamente, aunque sabía que la matarían. (Sunan Abu Dawud 14:2665)

 

Estas narraciones nos dejan con dos opciones: 1) Los hadices no nos están contando la verdad,  2) El relato es cierto y los políticos, medios de comunicación y musulmanes nos están mintiendo (o se mienten a ellos mismos).  No creo que haya ningún musulmán que este dispuesto a decir que estos relatos no son ciertos, puesto que los hadices ocupan una posición casi tan elevada como el Corán.  ¿Será pues que nos están mintiendo?



 

  1. El relato también se encuentra en Surat al Rasul de Ibn Ishaq (Life of Muhammad, p. 464)

 

 

Please reload

Please reload

Artículos relacionados