¿Consuelo y espiritualidad en el ateísmo?

3 Oct 2018

 

  No hace mucho me topé con una interesante y controvertida entrevista de Richard Dawkins y Lawrence Krauss. La entrevista, realizada por un canal de televisión canadiense, pretendía ser una charla sobre su documental The Unbelievers (Los Incrédulos), pero me sorprendió descubrir que, en su mayor parte, la entrevista terminó siendo una conversación sobre el consuelo y la «espiritualidad»; es decir, el consuelo y espiritualidad del ateísmo. Pronto descubrí que ésta no era la única entrevista en hablar sobre el tema. En otras tres entrevistas (y probablemente más), Dawkins y Krauss afirman que la religión no es la única fuente de consuelo y que un ateo también puede ser reconfortado por la ciencia. Además, ambos estaban de acuerdo en que este consuelo o «espiritualidad» es aún mejor que el proporcionado por la religión.

 

Tales afirmaciones no pueden pasarse por alto. Así pues, he decidido examinar sus declaraciones detalladamente para ver si hay algo de cierto en ellas. Eso sí,  antes debo señalar dos cosas que nos ayudarán a entender mejor sus declaraciones. Primero, sus continuos abusos y distorsiones del término «religión». Para Dawkins y Krauss la religión es cualquier cosa anticuada, mitológica, sobrenatural, abusiva, violenta, estúpida o irracional. Lo peor de todo es que nunca distinguen entre una religión u otra; es decir, la moral, espiritualidad, lógica e historicidad del cristianismo son las mismas que encontramos en las religiones paganas. ¡Simplemente no ven ninguna diferencia! Por supuesto, esto les viene como anillo al dedo, puesto que así pueden culpar a la religión de cualquier cosa. En segundo lugar, el abuso que hacen de la «ciencia» es escandaloso. Dawkins y Krauss piensan que la ciencia es sólo aquello que se ajusta a su cosmovisión. Para ser un verdadero científico debes ser ateo. Creer en la evolución, por supuesto, es imprescindible. Cualquiera que no crea en la evolución o que sea religioso (incluso si cree en la evolución) no es un verdadero científico; y si no eres un verdadero científico, estás ignorando la realidad.

 

Que comience el espectáculo

 

Al igual que Dawkins y Krauss, los presentadores de The Morning Show dan la impresión de que la religión está en desventaja con la ciencia. En otras palabras, la religión (lo que sea que esto signifique) necesita aceptar la evolución o morir. Pero para aquellos que sí aceptan la evolución, uno de los presentadores pregunta: «¿pueden [los religiosos] seguir teniendo algún tipo de consuelo en su fe, pueden coexistir?»  A esto Dawkins responde:

 

«Bueno, pueden ser capaces de coexistir en la mente de algunas personas, claramente lo hacen en la mente de algunas personas; la pregunta que quiero hacer es: si algo es reconfortante, eso es genial, pero no quiere decir que sea  cierto. Hay personas que realmente parece que piensan que porque algo es consolador o reconfortante entonces tiene que ser cierto. Quiero decir, eso simplemente no es lógico ».

 

Puesto que no sabemos de quién está hablando Dawkins, supongamos que estas personas son cristianos. ¿Quiere decir que los cristianos creen en Dios solo por el hecho de que nos consuela? O en otras palabras, ¿pensamos que el cristianismo es verdadero sólo porque nos reconforta? Por supuesto, yo no pienso de esta manera, y me atrevería a decir que la mayoría de los cristianos tampoco piensan así. Entonces, ¿de quién está hablando? No lo sabemos.

 

Ahora, Dawkins parece creer que nuestro consuelo se basa en una mentira, pero ¿puede demostrarlo? Para hacerlo, primero tendría que demostrar que Dios no existe, y eso es algo que no puede hacer; incluso Krauss admite esto. Además, más tarde, Krauss afirma algo que contradice el propio argumento de Dawkins. El físico afirma que su consuelo es mejor porque es real; es decir, su consuelo es mejor que el nuestro porque se basa en la realidad. Pero, de nuevo, ¿cómo puede probarlo? Si el consuelo puede basarse en una mentira (como cree Dawkins), ¿por qué debería creerme que su consuelo es real? Además, ¿importa realmente la verdad al juzgar qué produce más consuelo? Bueno, según Dawkins, no, según Krauss, sí (oh, qué dolor de cabeza me está dando todo esto).

 

Por otro lado, debemos ser cautos al usar el término reconfortante. Creo que la modernidad ha suavizado el verdadero sentido de la palabra. Este término proviene del latín confortare «fortalecer mucho»; es aquello que te da mucha fuerza,  lo que te da poder cuando eres débil, lo que te levanta en tus peores momentos. Eso sí, este poder no lo proporciona la naturaleza ni las cosas materiales. Un sofá o un televisor no pueden consolarte; ni tampoco ver las Pléyades o una bacteria flotando en el estómago. Sí, es posible que te den un momento de calma o entretenimiento, pero no te darán consuelo. La fuente del consuelo no puede provenir de las cosas materiales pero sí de las inmateriales, es decir, de Dios. Él es el proveedor de todo consuelo. Lo que no proviene de él no es un verdadero consuelo, es una mentira, una ilusión.

 

Porque los ídolos han dado vanos oráculos,

y los adivinos han visto mentira,

han hablado sueños vanos, y vano es su consuelo;

por lo cual el pueblo vaga como ovejas,

y sufre porque no tiene pastor. (Zacarías 10:2)

 

¿Estarán Dawkins y Krauss tratando de consolarnos en vano? Quizás. Por ahora, escuchemos lo que cree Krauss sobre la consolación religiosa.

 

«Bien, es, ante todo, darse cuenta de que el universo no existe para que podamos ser felices; eso es lo primero. Tenemos que entender la realidad. Pero si obtenemos consuelo de cosas que son imaginarias, bueno, nos ayuda a corto plazo, pero a largo plazo, nos lleva a actuar de una manera irracional.»

 

Primero, ¿cómo sabe Krauss que el universo no existe para que podamos ser felices? ¿Puede acaso probarlo? Simplemente lo da por sentado porque él lo ve desde un punto de vista materialista. Esa es su realidad. Si el universo es solo el resultado del azar (o millones de imposibilidades), por supuesto, el universo no va a existir para que podamos ser felices. Pero si creemos que hay un Creador, entonces hay muchas posibilidades de que el universo exista para que podamos ser «felices»— ¡Ah! Pero, Dr. Krauss, ¿acaso no sabe que incluso usted encuentra la felicidad al estudiar el universo? ¿No es emocionante el universo, como dice en otra entrevista?:

 

«El hecho de que cada átomo de nuestros cuerpos estuvo una vez dentro de una estrella que explotó, y tal vez diferentes estrellas; los átomos de tu mano izquierda y los átomos de tu mano derecha... para mí es la mejor de las poesías, significa que eres polvo de estrellas, significa que estamos íntimamente conectados con el cosmos ... ¡Dios! Eso me emociona.Tal vez no me haga llorar; tal vez me conmueva de otro manera.»

 

Por supuesto, no estoy para nada de acuerdo con esta declaración (excepto por «Dios»), pero está claro que Krauss encuentra algo de placer en estudiar el universo. Entonces, ¿es tan descabellado pensar que el universo existe para que podamos disfrutarlo?

 

A pesar de todo, yo nunca diría que el universo solo «existe para que podamos ser felices». Primero, argumentaría que el universo existe para que podamos estar aquí: no existiríamos si el universo no existiera. Dios tuvo que proporcionarnos un hogar, ¿no le parece Dr. Krauss? Segundo, el universo existe, tal como es, para que podamos glorificar a Dios: «Los cielos cuentan la gloria de Dios; y el firmamento anuncia la obra de sus manos.» (Salmo 19: 1).Tercero, el universo existe para que no tengamos una excusa para negar a Dios: «Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.» (Romanos 1:20). Por último, alegaría que el universo no condiciona nuestra felicidad, sino que está condicionado por Dios. Como hemos dicho antes, lo material no puede reconfortarnos.

 

Krauss continúa diciendo que «si obtenemos consuelo de cosas que son imaginarias... nos lleva a actuar de una manera irracional». Queda claro que las «cosas que son imaginarias» son cualquier cosa que tenga que ver con la religión (lo que sea que eso signifique), especialmente, Dios. Pero, ¿qué quiere decir con que esto «nos lleva a actuar de una manera irracional»? No lo sabemos. En cualquier caso, parece que le ha salido el tiro por la culata. Precisamente, como físico, Krauss debería saber que algunas cosas son «imaginarias»; por ejemplo, la materia oscura. Si existe o no, no lo sé (aunque lo dudo mucho), pero una cosa queda clara: Krauss cree en ella. Debe de hacerlo; es uno de los primeros científicos en concebirla (o inventarla). La materia oscura es tan oscura como la oscuridad misma; es tan imaginaria como puedas imaginar: ni la ves ni la sientes. Entonces, ¿no piensa el Dr. Krauss que esta cosa imaginaria puede llevarlo a «actuar de una manera irracional»? ¿Puede demostrarnos que la materia oscura es más real que Dios? Quizás algún día tengamos una respuesta.

 

Ahora bien, ¿qué pasa con el consuelo ateo? ¿Pueden los ateos consolarse ex nihilo? Según Lawrence Krauss parece que sí:

 

«... No creo que ninguno de nosotros quiere que la gente se sienta mal. Creo que reconocemos que todos necesitamos consuelo de diferentes maneras, pero lo que estamos tratando de hacer es alentar a las personas a que obtengan consuelo del mundo real. No estamos tratando de quitarles algo; creo que estamos tratando de agregar. Estamos tratando de agregar la maravilla de la realidad, la poesía del universo real, y decir que puedes obtener consuelo, puedes maravillarte del mundo real; por lo tanto, es cierto, puedes obtener consuelo de la religión, pero eso no significa que tengas que ser religioso para obtener consuelo.»

 

Mientras, en otra entrevista, Krauss continúa con las misma idea:

 

«Pero la clave es ésta: claro, reconocemos que la religión proporciona cosas: consuelo, comunidad ... Pero lo importante es saber que no tiene que ser una religión la que proporcione estas cosas».

 

De modo que Krauss y Dawkins creen, no solo que la «ciencia» (es decir, ateísmo) puede agregar a nuestras vidas la maravilla de la realidad, sino también que podemos consolarnos con el mundo real. Mundo real…. realidad…. ¿Qué intenta decirnos, Dr. Krauss? ¿Está usted hablando del surgimiento espontáneo y sin propósito de las nebulosas, estrellas, planetas… humanos? ¿Nos está diciendo que podemos encontrar consuelo en creer que solo somos bacterias evolucionadas y que algún día moriremos y dejaremos de existir? O, tal vez, ¿nos está diciendo que encontraremos consuelo al pensar que nuestra incredulidad no será hallada en el Día del Juicio? Sí, esto podría ser, ¿verdad, Dr. Krauss?

 

Ateos llenos de espiritualidad

 

Por si el consuelo no fuera suficiente, Dawkins y Krauss cree que pueden estar espiritualmente satisfechos solo con la ciencia. Aún más, Krauss cree que ...

 

«La espiritualidad de la ciencia es mejor que la espiritualidad de la religión porque es real».

 

En otras palabras:

 

«El universo es mucho más interesante que los mitos y supersticiones creados por los campesinos de la edad de hierro que ni siquiera sabían que la tierra orbitaba alrededor del sol».

 

Dr. Krauss, permítame interrumpirle. Como veo que no está muy familiarizado con la Biblia, debo decirle que algunos de estos «campesinos de la edad de hierro» de los que usted está hablando eran en realidad reyes (David, Salomón), príncipes (José, Moisés), ricos (Job, Abraham) e incluso sabios (Salomón, Daniel, Jesús). Permítame recordarle también, para que no lo olvide, que es precisamente la ciencia de los campesinos la que ha saciado la boca de presidentes, ministros, intelectuales y... sí, incluso científicos como usted, Dr. Kraus. Los reyes no comen sentados en sus tronos, pero a usted le gusta comer sus Rice Krispies en su taburete (muy por encima de las nubes) mientras se mofa de los que le da el sustento.

 

Así pues, parece que es en este elevado espíritu donde Krauss y Dawkins se encuentran espiritualmente realizados. Pero, ¿cuál es la espiritualidad de la que están hablando? Para Dawkins es lo siguiente:

 

«Usted podría llamar “espiritualidad” al tipo de cosas que hacemos o hace Carl Sagan, pero la gente está demasiado dispuesta a confundirlo con el sobrenaturalismo y eso definitivamente está mal. Lo que necesita es un tipo de respuesta emocional al universo, que podría llamar “espiritual” si lo desea, pero es real y la ciencia es la forma de estudiarlo como realidad; no se deje engañar pensando que hay algo sobrenatural y misterioso en ello».

 

Para Dawkins, la espiritualidad es una respuesta emocional al universo que es real y científica. Es ahm... científica. Un momento, ¿qué? ¿Qué es científico? El universo o las respuestas emocionales? Bueno, supongo que ambos. Pero espere un minuto, ¿es científica una respuesta emocional? ¿Puede probarlo, Sr. Dawkins? ¿No somos solo un montón de átomos impredecibles chocando entre sí? ¿Podemos confiar en que estos átomos le están dando la respuesta emocional correcta? Y aún más importante, ¿son estas respuestas emocionales reales? Si no puedo confiar en la respuesta emocional de Dawkins, ¿por qué debería creer que sus emociones son mejores o más reales que las mías? Bueno, Dawkins parece pensar que su «espiritualidad» es sin duda real. Sí, más real que la realidad misma, la crème de la crème, el Rolex de los Rolex, la espiritualidad de las espiritualidades. ¿Pero lo es?

 

Ahora, veamos qué dice el diccionario sobre la espiritualidad. Según el diccionario de Oxford, la espiritualidad es «la calidad de preocuparse por el espíritu o alma humana en oposición a las cosas materiales o físicas». Por lo tanto, algo espiritual es aquello que pertenece al espíritu, y por tanto es sobrenatural. En otras palabras, es algo que no pertenece a la realidad física.  Ahm... pero, ¿acaso no acaba de decir Dawkins que su espiritualidad no es sobrenatural? Si la espiritualidad está vinculada a lo sobrenatural, ¿cómo puede Dawkins afirmar que su espiritualidad no es sobrenatural? Realmente necesitamos rascarnos un poquito (solo un poquito) la cabeza y preguntarnos: ¿a qué se refiere con eso de «espiritualidad»? Tal vez la siguiente declaración de Dawkins nos ayude a entenderlo:

 

«Bien, me considero profundamente espiritual en un sentido, en el mismo sentido que, tal vez, Carl Sagan lo habría hecho, donde me siento profundamente conmovido de una manera poética al ver la Vía Láctea, al contemplar el tamaño del universo, al ver el inmenso lapso geológico, al mirar en un microscopio, una sola célula, y al ver su intrincada estructura, y luego al reflejar que esa célula se multiplica billones de veces en mi cuerpo…»

 

En resumen, la espiritualidad de Dawkins es una respuesta emocional al universo. Por lo tanto, parece que los ateos están dotados de un sexto o séptimo sentido que no poseemos el resto de terrícolas religiosos. Sólo los científicos (ateos) pueden  sentirse espiritualmente realizados al observar el universo. Esto es, por supuesto, francamente pretencioso y erróneo. Todos los humanos, sean cuales sean sus creencias, tienen la capacidad de disfrutar y ser conmovidos por el cosmos. Todos podemos disfrutar del sol saliendo de su habitación, las olas terminando su curso en la orilla del mar, los pájaros dejándose llevar por las corrientes del océano. ¿O no podemos, Sr. Dawkins? ¿No somos todos creados iguales? Ah, sí, cierto, usted no cree en esas tonterías. De acuerdo, permítame ser un evolucionista por un momento. ¿No descendemos todos de un ancestro común, poseyendo todos nosotros las mismas cualidades? Pues bien,según Dawkins y Krauss, ni siquiera los científicos religiosos pueden conmoverse al ver la Vía Láctea o al estudiar la intrincada estructura de la célula. No, solo los ateos tienen este derecho.

 

En cualquier caso, lo que sí sabemos ahora es que el consuelo y espiritualidad de Dawkins es solo esto: una respuesta emocional. Si la declaración anterior no ha sido  suficientemente clara, escuchemos lo que dice Krauss acerca de su espiritualidad.

 

«Uno de los grandes malentendidos y abusos en las discusiones sobre ciencia es que la ciencia quita la espiritualidad, que en realidad es estar asombrado y maravillado, en el sentido de que hay algo más grande que uno mismo.»

 

Y nuevamente, en otra entrevista:

 

«Ese aspecto sobrenatural, ese aspecto espiritual, debería decir que es realmente importante, porque, una vez más, uno de los ataques contra nosotros y sobre la "ciencia" es que de alguna manera ésta quita el asombro y la maravilla...»

 

En conclusión, la espiritualidad y la consolación de la que Dawkins y Krauss están hablando son solo esto: asombro y maravilla; dos emociones que todos los mortales poseemos.

 

Ay, me pregunto por qué no nos dijisteis esto desde el principio. ¿Por qué no hacerlo más claro? ¿Por qué no dejar de utilizar los términos consuelo y espiritualidad? Por favor, Sr. Dawkins, encuentre o invente alguna otra palabra que se ajuste mejor a su descripción. Le ruego, Dr. Krauss, deje de confundir a las personas al tratar de convencerlas de que pueden encontrar algo bueno y espiritual en el ateísmo. Dígales la verdad, dígales que el universo es un oscuro vacío y que no hay esperanza para nuestros cuerpos decadentes y miserables. No obtendrá muchos conversos, es cierto, pero al menos les diréis la verdad.

 

 

Fuente:

  1. The Morning Show. Global News. 2013. https://youtu.be/wjeD-9LcfWM

  2. The Agenda with Steven Paikin. TVO. 2013. https://youtu.be/fEClFXjx_fQ

 

Please reload

Please reload

Artículos relacionados