La corte británica anula la sentencia que habría obligado a una chica a abortar

25 Jun 2019

 

 

 

Este lunes, un tribunal de apelación británico ha revocado una sentencia que habría obligado a una mujer con discapacidad mental a abortar a su hijo contra su voluntad y la de su madre.

 

El pasado viernes, la jueza Nathalie Lieven había decretado que una chica londinense que, según los jueces, tenía la capacidad mental de una niña de seis o nueve años, debía abortar al bebé, alegando que de tener al niño se dañaría su salud mental. 

 

La madre de la chica, una inmigrante nigeriana que había ejercido anteriormente de comadrona, ofreció cuidar del niño; sin embargo, para la jueza Lieven eso no era suficiente, puesto que «en esa etapa sería ya un auténtico bebé» y eso sería emocionalmente estresante para la chica. 

 

Claro, uno se debería preguntar si no sería más estresante el hecho de pasar por todo el trauma de este proceso judicial. Pero parece que la jueza no ve ningún problema en ello, y menos en alegar que un bebé no nacido es menos bébé que uno nacido. 

 

Además, según la jueza, la madre del bebé no entiende las implicaciones de su embarazo. Prosiguió: «Creo que ella quiere tener un bebé de la misma forma que le gustaría tener una muñeca.» Sí, así como tantas mujeres sanas que quieren tener  bebés para luego dejar que otros cuiden de ellos. No es así con esta familia.

 

Poco después de la sentencia, varias personas y grupos provida criticaron con contundencia la decisión de la jueza; entre ellos el sacerdote John Sherrington, quien alegó que «forzar a una mujer a tener un aborto en contra de su voluntad, y en contra de la voluntad de su familia, infringe sus derechos humanos, sin mencionar el derecho del bebé a vivir en una familia que está comprometida a cuidar de él.»

 

Paradójicamente, la jueza argumentó que ella tenía que «operar en sus mejores intereses, no en la visión de la sociedad sobre el aborto».

 

Pero, sí la jueza se preocupa tanto por sus intereses, ¿por qué ir en contra de sus deseos? Y, ¿no está acaso la señora Lieven dejándose llevar por la visión de una parte de la sociedad?

 

Afortunadamente, tres jueces, McCombe, King y Peter Jackson, han desestimado y anulado este lunes la sentencia de Lieven, quién ha sido anteriormente criticada, no solo por defender el aborto, sino por dejar que sus ideas hayan afectado su interpretación de la ley británica. 

 

La noticia, apenas comentada por los medios de comunicación españoles (El País ni siquiera la ha mencionado), ha cruzado el charco de forma espontánea. El senador Marco Rubio (un republicano de origen cubano) ha insistido en ofrecer ayuda médica, dentro o fuera de los Estados Unidos.

 

Fuente: https://www.nationalreview.com/news/u-k-court-reverses-ruling-that-would-have-forced-mentally-ill-woman-to-have-an-abortion/

Please reload

Please reload

Artículos relacionados